La página de la traducción

Idioma portugués


El portugués es una lengua romance, procedente del galaico-portugués y estrechamente relacionada con el gallego. Con más de 200 millones de hablantes, el portugués es la sexta lengua más hablada en el mundo. Su expansión se produjo en los siglos XV, XVI y XVII, con la formación del imperio colonial portugués.


El portugués es en la actualidad la lengua principal de Portugal, Brasil, Angola, Guinea Bissau, Mozambique, Cabo Verde, Santo Tomé y Príncipe y Timor Oriental, países se agrupan en la Comunidad de países de lengua portuguesa. El portugués se habla también en Macao y algunas zonas de la India que fueron en el pasado colonias portuguesas (Goa, Damán y Diu y Dadra y Nagar Haveli). De forma minoritaria, el portugués también se habla en las zonas fronterizas con Brasil de Uruguay, Argentina, Bolivia y Paraguay, debido a la migración de brasileños.



Fonética del portugués


Para los lingüístas, el portugués es una lengua de particular interés debido a la complejidad de su estructura fonética. El idioma portugués tiene nueve vocales, cinco vocales nasales y 25 sonidos consonánticos. Además, el portugués es una lengua de acentuación libre, pues, incluso dentro del mismo dialecto, existen distintas pronunciaciones.



Sustantivos y adjetivos del portugués


Todos los nombres en portugués pertenecen al género masculino o femenino. Generalmente, los adjetivos y pronombres, y todos los determinantes muestran el género del nombre al que hacen referencia. Los adjetivos que terminan en consonante no suelen modificarse. Lo mismo ocurre en portugués con los adjetivos que terminan en “e”. Quitando pocas excepciones, en portugués, el nombre y el adjetivo deben concordar.



El verbo en portugués


Al igual que el castellano, el portugués tiene tres conjugaciones verbales. Éstas se dividen según su sufijo en “-ar”, “-er”, “-ir” (y “-or”, con verbos irregulares). Todos los verbos que pertenecen a la misma conjugación se comportan de la misma forma.

En portugués, los verbos se tienen los modos Imperativo (que se emplea para expresar deseos, una orden o una advertencia) Indicativo (que se emplea para expresar un hecho) y Subjuntivo (que se emplea para expresar el deseo o posibilidad)



Procedencia y evolución diacrónica del léxico portugués


Como el portugués forma parte de las lenguas romances, la mayor parte de su léxico procede del latín. Aunque, también otras lenguas le han dejado préstamos léxicos


Palabras de origen pre-romano en el portugués:

Hay muy pocos rastros de los habitantes pre-romanos en la región donde hoy se encuentra Portugal. Algunos de estos primeros habitantes fueron los lusitanos, los Conii, o los Calicians. En la actualidad aún se encuentran algunas muestras del léxico de otros pobladores como los fenicios, los cartagineses o los celtas en el portugués.



Del latín al portugués


El portugués desciende de una variedad anónima del latín hablado en el Imperio Romano. Esta variedad difería del latín clásico, que era principalmente una lengua literaria, pero ambas están muy unidas. Algunos de los cambios del latín empezaron durante la dominación del Imperio Romano. Otros se produjeron más adelante. Debido a que el portugués volvió a recibir la influencia del latín con posterioridad, hay muchas palabras originales del latín que todavía son familiares para los hablantes de este idioma.


Léxico de procedencia asiática, amerindia y africana

Durante el descubrimiento de nuevas tierras, se extendió el contacto lingüístico de hablantes del portugués con lenguas que, hasta entonces, desconocían. El portugués se vio influido de esta forma por lenguas que no eran europeas, ni árabes. Hay una gran cantidad de nombres de localidades y de animales brasileños que son de procedencia amerindia.



Historia del portugués


El portugués se desarrolló al oeste de la Península Ibérica y fue una evolución del latín que hablaban los soldados romanos y colonos a inicios del siglo III a.C. Esta futura lengua se empezó a diferenciar de otras lenguas romances tras la caída del Imperio romano, a partir de las invasiones bárbaras del siglo V. El portugués se empezó a utilizar en documentos escritos a partir del siglo IX y, a partir del siglo XV, empezó a poder considerarse una lengua madura con abundante literatura.



Uso y estatus del portugués


El portugués es la lengua oficial de Portugal y de gran parte de sus antiguas colonias, aunque sólo es hablada por la totalidad de la población en Portugal y Brasil. En el resto de los países sólo es hablado generalmente como segunda lengua; se han creado lenguas criollas, siendo el uso del portugués normativo muy reducido. En Cabo Verde una gran mayoría de la población habla un dialecto criollo del idioma portugués. En la región China de Macao el portugués no se habla mucho a pesar de ser oficial junto al chino. En Timor Oriental el uso del portugués se ha reducido con fuerza a pesar de que es oficial, siendo comparable la reducción de hablantes al caso del español en las Filipinas. En Venezuela, el portugués es usado por casi toda la población de Santa Elena de Uairén que hace frontera con Brasil.



Dialectos del portugués


El portugués es una lengua con multitud de dialectos. La diferencia entre ellos reside ante todo en la pronunciación de algunas vocales. Entre el portugués de Brasil y el portugués europeo existen diferencias en el vocabulario, pronunciación y sintaxis, especialmente en las variedades populares. De todos los dialectos de Brasil, el dialecto de Piauí, en el noreste de Brasil, es el más cercano al portugués europeo. Otros dialectos muy parecidos son los de Belém y Río de Janeiro. Existen similitudes en la pronunciación, la sintaxis y la simplificación gramatical entre hablantes vernáculos del portugués brasileño y vernáculos del portugués angoleño. No hay, sin embargo, ninguna diferencia entre el idioma estándar europeo y el portugués angoleño. Se considera al portugués de Coimbra el dialecto más estandarizado.

Generalmente, la conversación entre los hablantes de las diferentes modalidades del portugués puede fluir sin dificultad. El dialecto del portugués más exótico es el de Santo Tomás, a causa de la convivencia con el portugués criollo, no supone, en cambio, un problema en la comprensión con los hablantes de portugués de otros países.