La página de la traducción


El idioma ruso


El ruso es una lengua indoeuropea de la rama eslava oriental, además del idioma oficial en Rusia, Bielorrusia, Kirguizistán y Kazajstán. Además es uno de los seis idiomas oficiales de la ONU. Se habla en importantes sectores de la población de las naciones que antiguamente pertenecieron a la URSS. El ruso es el idioma más hablado de la rama eslava, y el séptimo de entre los idiomas del mundo (según hablantes nativo).



Clasificación del ruso


El ruso es un idioma eslavo y forma parte de la familia indoeuropea.

Las lenguas más semejantes al ruso en el habla son el bielorruso y el ucraniano, las otras lenguas nacionales en el grupo eslavo oriental.

El vocabulario, la morfología y el estilo literario ruso ha sido influenciado por el eslavo eclesiástico, lengua del grupo eslavo meridional que era usado por la Iglesia Ortodoxa rusa. Gran parte del vocabulario literario actual se parece más al búlgaro que al ucraniano o al bielorruso.



Distribución geográfica


El idioma ruso se habla sobre todo en Rusia aunque también, en menor medida, en los otros países que constituyeron la URSS. Fue, hasta 1917, el único idioma oficial del Imperio ruso. Durante la etapa soviética, fluctuaba la actitud frente a las lenguas de las otras etnias. Aunque cada una de las repúblicas de la Unión Sovietica tenía su propia lengua oficial, el ruso ostentaba un rango superior. Tras la desintegración en 1991, las naciones independientes promovieron sus propias lenguas. De esta forma el ruso ha perdido en prestigio, aunque sigue siendo lengua franca en toda la región.

En Letonia, un país en el que más de un tercio de la población habla ruso, su reconocimiento oficial y su legalidad en las aulas se ha debatido con fuerza. En Estonia los inmigrantes de la época soviética y sus descendientes también constituyen aproximadamente la cuarta parte de la población actual. En cuanto a Lituania, una población mucho menor de habla ruso se ha asimilado tras la independencia y en la actualidad representa menos de una décima parte de la población total del país.

En el siglo XX, el idioma ruso se ha enseñado a menudo en las antiguas naciones puramente comunistas y en otros países satélites, como Polonia, Bulgaria, Yugoslavia y Checoslovaquia. En cambio, las generaciones más jóvenes no lo dominan, pues el ruso no es obligatorio en su sistema educativo.

En Israel viven unos 750.000 inmigrantes judíos de la antigua Unión Soviética, y la prensa de Israel publica frecuentemente en ruso. En Norteamérica y Europa occidental también viven cientos de miles de personas que tienen como primera lengua el ruso.

El ruso es la lengua oficial de Rusia y uno de los idiomas oficiales de Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, la República Autónoma de Crimea. El idioma ruso es además una de las seis lenguas oficiales de las Naciones Unidas.



Dialectos del ruso


En Rusia existen una gran cantidad de dialectos del ruso. Algunos lingüistas dividen los dialectos del ruso en dos grupos principales, el del norte y el del sur, con Moscú como punto de transición entre ambos. Hay lingüístas que lo dividen en tres grupos: "norteño", "central" y "sureño", Moscú en el grupo central. Los dialectólogos reconocen dentro de Rusia decenas de variedades dialectales del ruso menores.

La característica más notoria de los dialectos norteños del ruso consiste en la pronunciación clara del fonema /o/ en posiciones átonas. Asimismo, el acento del ruso del sur palataliza el fonema /t/ en posición final y aspira los fonemas /g/, que pasa a ser /h/. Son estas también características comunes con el ucraniano moderno, lo cual indica la influencia entre ambos.

El idioma ruso estándar se basa en el dialecto moscovita.






La fonética del ruso


El sistema fonético del ruso es una herencia del eslavo común, pero ha sufrido un gran número de cambios en sus primeras etapas históricas, antes de establecerse de manera extendida hacia el siglo XV.

El idioma ruso tiene diez sonidos vocales. La lengua estándar tiene un acento prosódico muy fuerte y una modulación moderada del tono (que no actúa como diferenciador léxico). Las vocales tónicas se alargan en ciertos contextos fonológicos y según las necesidades expresivas y de entonación, las vocales átonas tienden sin embargo a reducirse. Los grupos consonánticos de tres o más elementos suelen simplificarse en ruso.

Los diferentes dialectos del ruso muestran enormes variaciones en la fonética.



Gramática del ruso


El ruso conserva una estructura flexiva, aunque ya muy nivelada.

Sus características se pueden resumir en

1. una morfología altamente flexiva,

2. una sintaxis con origen vernáculo, herencia del lenguaje litúrgico de la Iglesia Ortodoxa.

3. un lenguaje hablado que se ha visto enórmemente influido por el literario, aunque conserva ciertas formas características.

Los dialectos poseen muchos elementos gramaticales que los diferencia del ruso estándar.

En el aspécto léxico, es díficil calcular el número total de palabras en ruso dada la habilidad de aglutinar y crear múltiples compuestos y diminutivos.

Los expertos han estimado que en la actualidad el idioma ruso puede contener cerca de medio millón de palabras.
En cuanto a la escritura, el ruso se escribe con una versión moderna del alfabeto cirílico que consiste en 33 letras diferentes.



Historia del ruso


Según los registros históricos, el grupo predominante a comienzos del año 1000 sobre la mayoría de las modernas Rusia europea, Ucrania y Bielorrusia era la rama oriental de los eslavos, que hablaban una serie de dialectos muy relacionados entre sí. La unificación política de la región en la Rus de Kiev, de la cual tanto Rusia como Ucrania surgirían, fue seguida al poco tiempo por la adopción del Cristianismo en el año 988 y la fundación del eslavo eclesiástico antiguo como la lengua litúrgica y literaria. En esta época los préstamos y calcos del griego bizantino empezaron a entrar en la lengua vernácula rusa, y simultáneamente el lenguaje literario comenzó a modificarse para asemejarse al eslavo oriental.

La diferenciación dialectológica tuvo un impulso tras la ruptura de la Rus de Kiev en 1100, y con la conquista mongola en el siglo XIII. Tras la separación del yugo tártaro a finales del siglo XIV, el centro político y lingüístico de la Rusia europea se mudó a Moscú. Los expertos están más o menos de acuerdo en que el ruso y el ucraniano se pueden considerar idiomas distintos a partir de este periodo como muy tarde. Hasta finales del siglo XVII un derivado del eslavo eclesiástico fue el idioma oficial, pero, a pesar de los intentos de estandarización su integridad ya por entonces se veía comprometida por la incipiente literatura seglar.

Las reformas políticas de Pedro el Grande fueron seguidas por una reforma del alfabeto, así se alcanzó el objetivo de secularización, siguiendo el modelo occidental. En ese momento se introdujo en el ruso una gran cantidad de vocabulario especializado procedente de Europa occidental. En el año 1800, un gran número de los aristócratas hablaba el francés de forma cotidiana, y en menor medida el alemán. El lenguaje literario moderno ruso se data de la época de Alejandro Pushkin en el primer tercio del siglo XIX.

La agitación política a principios del siglo XX y los cambios radicales de ideología política concedieron al ruso escrito su forma moderna tras la reforma ortográfica de 1918. Las circunstancias políticas y los logros soviéticos en lo militar, las ciencias y la tecnología dieron al ruso un prestigio internacional.

Tras el colapso de 1990-91, la introducción de la moda occidental, las incertidumbre económica y las dificultades con el sistema educativo hacen inevitable un rápido cambio en la socidad y por supuesto en el idioma ruso. El ruso actual es una lengua en fuerte movimiento.